Ring Catamarca

Luciano Pintos: "Agradezco a Dios que estoy vivo"

Luciano Pintos, necesita la ayuda de todos.

2 Fotos

Con apenas ocho años se fue de su casa, conoció la droga y el alcohol, se refugió en la palabra de Dios y a los doce años se calzó los guantes en un gimnasio de boxeo. Luciano "Hormiga Atómica" Pintos, supo sortear el flagelo de la droga que está destruyendo a nuestros jóvenes. En charla con RingCatamarca.com, Pintos desnuda la triste realidad que tuvo que eludir para salir adelante.

 

La infancia de Luciano Pintos fué muy dura, y su vida es todo un ejemplo de superación, el púgil del gimnasio Sparta Box, vive en una casilla de nylon, chapas y maderas viejas que construyó con sus propias manos, en el asentamiento San Lorenzo, sobre los márgenes del Rio del Valle.

 

Luego de su primer triunfo por KO en el asalto inicial ante el cordobés Brian Nieto, el 9 de marzo pasado en el Club Hindú BBC, Pintos habló con RingCatamarca.com, y contó cómo fue su contacto con el boxeo:"Comencé a los doce años, me acerqué por un primo que también boxeaba. Lo acompañé, me gustó y pienso quedarme para siempre en este gimnasio, no me voy más del Sparta Box. Me inicié con el profe Salas y acá voy a terminar".

 

Sin avergonzarse de su historia, continúo: "A los ocho años me fui de mi casa, tuve la mala suerte de conocer la droga y las malas cosas de la noche. Cuando llegué a los doce años al Sparta Box, mi entrenador, Salas, me hizo conocer a Dios. Él me llevó a una iglesia, y ahí realmente me salvé, no volví a consumir nunca más ni cocaina, ni pastillas, ni nada". Cuando no había cumplido los catorce años se convierte en boxeador amateur y su vida empieza a cambiar; "Con Dios se puede todo, yo salí adelante. Me animé a vivir solo, hace tres meses que estoy en ese asentamiento, me la tenía que jugar y yo me la rebusco para vivir. Viví en el gimnasio un tiempito, luego me fui a casa de un primo y así estuve en varios lugares. Tengo varios hermanos que veo cada tanto, con mis padres no tengo contacto".

 

"Quiero que el boxeo me salve, tengo el sueño de ser campeón del mundo. Yo se que si se puede, solo tengo que meterle para adelante y confío mucho en Dios", agregó.

 

Boxeadores, como "El Chino" Maidana, motivan a Luciano Pintos, quién busca hacer su propia historia. Agradecido de su presente en el boxeo provincial, se deshizo en elogios sobre la influencia de su entrenador:"Quiero dar las gracias a Luis Salas, a Dios, gracias a él estoy vivo, a mis compañeros del gimasio que son mi familia y a RingCatamarca.com, por hacerme esta nota que es la primera en mi carrera".

Ring Catamarca

Es un sitio catamarqueño especializado en el boxeo local que trae toda la información de la actualidad boxistica de la provincia y la región