Luis Armando Soto: "Fui un boxeador taquillero que llenaba todos los estadios en Catamarca"

Luis Armando Soto, excampeón argentino de los Livianos.

10 Fotos

El excampeón argentino de la categoría Liviano, Luis Armando "Japonés" Soto (60), el boxeador catamarqueño más taquillero de todos los tiempos, en charla con RINGCATAMARCA.COM habló de sus comienzos en el boxeo, de los entrenadores que lo forjaron, de los títulos que obtuvo como DT con diversos púgiles de nuestra provincia y del olvido por parte de la prensa local con respecto a su carrera deportiva.

 

Luis Soto (32-6-4, 15 KO) fue el boxeador de nuestra tierra que mantuvo al pugilismo local a través de su prominente figura, en lo más alto de la consideración nacional, luego del título argentino Pluma que obtuviera el nacido en José C. Paz y afincado en Catamarca desde su niñez, Oscar "Cachín" Díaz (67-11-9, 40 KO). 

 

El "Japonés" se consagró campeón argentino de la categoría Liviano, al vencer al jujeño Jesús Eugenio Romero (63-10-11, 16 KO), en la ciudad de Mar del Plata el 27 de febrero de 1987, en el segundo combate que sostuvieron por la faja nacional.

 

Soto, oriundo del Barrio Alem, es una de las glorias de nuestro boxeo que supo abarrotar el mítico estadio al aire libre de la desaparecida Unión Obrera de Socorros Mutuos, ubicada en calle Sarmiento, tanto a nivel amateur como en sus comienzos en el campo profesional, a tal punto que tuvo que cambiar de escenario en su apogeo en el profesionalismo por la cantidad de gente que convocaba el "Japonés".

 

Consideraciones del excampeón argentino Liviano

 

SOBRE LA PANDEMIA

“Cumpliendo al pie de la letra como lo pidió el presidente Fernández, recluido en casa, asumiendo esto con responsabilidad sino esta pandemia sigue creciendo y vamos a estar todos con problemas muy graves. Así que trato de cuidarme”.

 

SUS COMIENZOS EN EL BOXEO Y SI LE COSTÓ LLEGAR

“Seguro que me costó llegar, primero porque aquella persona que tiene un buen pasar económico familiar no se va a ir a hacer golpear y sacrificar en los entrenamientos. Recuerdo que salí de una familia bastante pobre  y a la vez humilde, y me parecía que no lo hacía feliz a mi padre Dilio porque no trabajaba en nada, no lo ayudaba, él siempre trabajaba en varios lugares para darnos de comer y satisfacer nuestras necesidades. Cómo mi padre deseaba tener un hijo boxeador, ya que él no pudo hacerlo porque su madre no quería que practicara ese deporte, decidí meterme yo en el boxeo para darle a mi papá el hijo que él deseaba sin que me lo haya pedido. En ese entonces tenía 15 o 16 años y quería ayudarlo peleando en el ring para llevar dinero a casa, eso ocurrió en el año 1975, papá iba a verme y se escondía para no lo vea y me ponga nervioso. Sin darme cuenta con el transcurrir del tiempo, giro la cabeza hacia atrás para ver a mi padre y no venía él solo, venia mi papa con una provincia detrás de mí. Era la promesa, la esperanza, y así fueron mis comienzos y conseguí lo que la mayoría de la gente catamarqueña ya sabe”.

 

EL ORIGEN DEL SOBRENOMBRE

“Japonés me lo puso mi papá, porque tenía los ojos bien chiquitos y ahí me quedó así, y casi toda la gente me llamaba así”.

 

SUS PRIMEROS ENTRENADORES

“Al principio fui al Club Red Star, en el año 75’, que me llevó el ‘Piji’ Tapia porque él boxeaba y también lo hacía el ‘Mono’ Arreguez, ‘Negro’ Hidalgo, ‘Vicuña’ Jaime, entonces me enseñó los primeros pasos el Sr. Arias y después me vine al Hindú BBC con Luis ‘Fiero’ Bazán y el ‘Piji’, que me estaban enseñando hasta con el tiempo apareció ‘Cachín’ Díaz un señor en todo aspecto y de quien aprendí mucho con una propuesta del Prof. Raúl Argerich de que él iba a hacer boxeo y me quería como figura principal. Y ahí comenzó con ellos mi historia en el boxeo”.

 

PORQUÉ NO SUPERÓ LAS EXPECTATIVAS QUE HABIA CON SU FIGURA

“El promotor Raúl Argerich que llevó mi carrera y sabia como llevarla, él me dijo desde el principio que:’mire hijo, si acá no hay figuras, no hay ídolos, ni tenemos gente en las veladas’. Entonces él comenzó formándome como figura y me llevó hasta que me hice profesional y en año 1985 me hizo pelear por primera vez por el título Argentino ante el campeón, el jujeño Jesús Romero, y no tuve la suerte de ganarlo. Después, tuve otra oportunidad con Romero en el 87’, en Mar del Plata, pero internacionalmente no tuve las oportunidades porque Argerich se despreocupó de mi carrera por motivos que desconozco”.

 

CÓMO CREE QUE LO RECUERDA LA GENTE DEL BOXEO DE NUESTRA PROVINCIA

“Yo creo que la gente del boxeo de hoy, hay muchas personas que no me vieron combatir porque mi carrera fue en una época donde no existía la tecnología y voy a repetir algo cuando me hacen una nota: si alguien tiene una pelea mía filmada que por favor me la haga llegar o la suba a las redes porque yo no guardé nada. El gran periodista deportico que fue Don Aníbal Villafáñez , me estaba preparando un cassette con mis peleas pero lamentablemente él falleció y todo quedó en la nada. Quisiera poder hablar con la familia de Don Aníbal para ver la posibilidad de constatar si conservan los cassettes de esos años, y ojalá algún día pueda contar con ese material”.

 

PORQUÉ EL BOXEO ARGENTINO NO TIENE EN LA ACTUALIDAD CAMPEONES DEL MUNDO

“Son épocas, porque las épocas no son todas iguales, en un momento tuvimos campeones como Carlos Monzón, Nicolino Locche, Víctor Galíndez, Hugo Corro, y el boxeo argentino estaba muy arriba. Hoy nos toca una época donde los chicos no se preocupan tanto por llegar, o posiblemente no haya gente responsable para dirigirlos como lo hacían antes, que había más seriedad, quizás ahora están más libres, cualquier persona es DT, cualquiera sube a un ring y no saben muchas veces lo que significa llevar una toallita en el cuello, a veces  corre mucho riesgo un ser humano arriba del cuadrilátero más allá de que el boxeo sea una técnica, donde mostramos eficacia, potencia y la técnica, pero hay una hermandad que nos une mucho más porque e l deportista que lo practica por que le gusta, no tiene rencores. Por eso este deporte es tan lindo que cuando termina la pelea siempre nos damos un abrazo, y yo soy una persona que no tengo rencor con ninguna persona que he combatido, ni bronca porque me haya pegado, nada. Al contrario,  termino siendo más amigo con ellos. Recuerdo que en una oportunidad vino a Catamarca el excampeón del mundo Hugo Pastor Corro, a hacer una exhibición y me tocó pelear  en el festival que se hizo en el Club Red Star con el actual y excelente árbitro, el riojano Ramón Moreno, más allá del fallo de la pelea quedó una muy buena amistad y seguimos siendo amigos y eso es lo lindo que tiene el boxeo, como dijo Dios: ’queré a tu prójimo como a ti mismo’ y nos queremos siempre. Ustedes van a notar como son como boxeador aquellas personas que son humildes y tienen el corazón sin bronca, sin nada, no importa el fallo los boxeadores se buscan para darse un abrazo después de haberse tratado mal físicamente. Esas son personas que tienen corazón”.

 

CON RESPECTO AL RANKING DE BOXEADORES PROFESIONALES CATAMARQUEÑOS QUE SUBIERON A LAS REDES SOCIALES

 “El grupo que tengo en WSP de los exboxeadores están todos molestos, y yo que les puedo decir a esa gente que hizo ese ranking, sí, me molestó un poco pero el que lo hizo no tiene el conocimiento deportivo de la provincia, del boxeo sobretodo las cosas, no tiene idea. Yo no tuve la oportunidad como muchos de pelear por títulos sudamericano, hispano, mundial. Pero fui un boxeador taquillero y quisiera que alguno de los boxeadores profesionales actuales llenaran los estadios como lo hacía yo, ni mi propio hermano Hugo Rafael, que fue campeón del mundo y que es muy querido por la gente, no llenó como lo hice yo. Eso lo puede corroborar la gente de esa época, que lamentablemente está quedando poca los que me vieron. Qué le puedo decir a esta gente que hizo ese ranking, está bien yo no pude pelear por el título del mundo ni el sudamericano, los chicos de ahora la tuvieron más fácil que yo, no había rivales de sangre pura cuando peleábamos, ninguno de nosotros por más que estemos hecho polvo arriba de ring no le aflojábamos a nadie y terminábamos con la gente de pie aplaudiéndonos. Ahora no, cualquiera tiene la posibilidad de pelear por un montón de títulos de cualquier organización pero, falta. Primero me molestó, después no le di importancia pero yo quisiera que la persona que hizo ese ranking vea y pregunte quién fue Luis Armando Soto, cuántas peleas hizo y si llenó algún estadio, yo llené todos los estadios de la provincia. Seguramente los chicos que están hoy por hoy que ellos sepan los que es cantar el himno nacional en otros países, pero yo lo hice antes varias veces con mi hermano Hugo y nosotros no lo cantábamos, lo llorábamos, solamente sentir la sangre por dentro y de representar a tu país de la mejor manera, eso lo viví yo.

 

Cuando tuve la oportunidad de pelear por el título argentino por segunda vez allá en Mar del Plata con Jesús Romero, me contaron que esa noche no andaba un alma en las calles, todos los catamarqueños en cada casa de familia haciendo el asado esperando ver mi pelea por TV. Todos esperanzados en que este comprovinciano ganara, tuve la suerte de ganar y me decían que la gente salió a festejar y al regresar fue como en las películas, todos de caravana saludando al campeón, toda la provincia estuvo conmigo en esa caravana. Quiero decirle a esa gente que si le tocara esa suerte que yo tuve, que viví eso, que lo disfrute y hablen después de los hechos y recién hagan rankings.

 

DE LOS TÍTULOS QUE GANÓ COMO TÉCNICO

“De todos los técnicos que tuve aprendí un poco, llámese ‘Cachín’ Díaz, mi maestro, un señor, Hugo Díaz, ‘Piji’ Tapia, ‘Fiero’ Bazán, Bernardo Medina, en fin aprendí un poquito de cada uno. Todos colaboraron en mi formación como ser las primeras manos, que son el jab, el directo, el cross, el ABC del boxeo, soy un agradecido con todos ellos y después la experiencia que uno va acumulando es de acuerdo al tiempo en la disciplina.

 

Tuve la suerte de transformarme en técnico y gané nada más y nada menos que cinco títulos con mi hermano Hugo, gané el primer título del mundo, haya o no sido verdadero el de la Universal Boxing Association (UBA), el argentino y sudamericano, corona internacional al ‘Indio’ Azuaga, recuperamos un título argentino Gallo que había perdido mi hermano con el ‘Chano’ Martínez en el rincón, y luego nos alzamos con otro título, contabilizando cinco cinturones con el Hugo. También, tengo un título ganado con Carlos ‘Caballero Azul’ Chumbita que es un hombre que salió de mis manos, es mío, mío, porque le enseñé todo, después tengo un título hispano ganado con Abel ‘La Pantera’ Robledo, lo entrené, estuve en su rincón y lo ganamos. Además, tengo títulos ganados en el amateurismo con el ‘Loco’ Galván, Gabriel Cornejo, tengo como once títulos ganados como DT, tanto en amateur como profesional. Creo que después de haber contado todo esto, creo que me merezco al menos que me tengan en cuenta y si no lo hicieron, está bien, ya está. Sólo sé que Luis Armando Soto, hizo lo que les relaté”.

Ring Catamarca

Es un sitio catamarqueño especializado en el boxeo local que trae toda la información de la actualidad boxistica de la provincia y la región