08/01/2022 | RAMÓN MORENO | 465 Lecturas

“Me faltaba el reconocimiento en la provincia que vivo y amo”

Ramón del Valle Moreno, árbitro de la Federación Argentina de Box (FAB), con más de treinta años arriba del ring hizo un balance de la temporada boxística que culminó y se mostró emocionado por el reconocimiento que le hizo el Círculo de Periodistas Deportivos de Catamarca (CPDC), por su trayectoria en el boxeo.

Ramón Moreno junto al Intendente Gustavo Saadi, en la entrega de los premios anuales que otorga el CPDC.

¿Cuál es su balance de la temporada boxística del 2021?

Fue algo muy positivo, salvo la pandemia que nos afectó a todos en general pero muy positivo gracias a Dios. He terminado el año con dos peleas por títulos, donde antes solía hacer cuatro o cinco, pero muy positivo, y estoy muy contento.

¿Cómo vivió el reconocimiento que le hizo el Círculo de Periodistas Deportivos en la cena anual del deporte?

Con una enorme satisfacción, tanto para mí como para mi familia y mi mujer, jamás en mi vida me hicieron un reconocimiento así tantos años arriba de un ring y que esta gestión del Círculo de Periodistas Deportivos de Catamarca (CPDC) lo haya hecho no tiene precio. Agradezco a su presidente Zamiruck y a todos los integrantes del Círculo, me hicieron sentir de ‘otro mundo’. Tengo reconocimientos de todo el país, pero me pasó como en el fútbol, a Messi le faltaba la Copa América y a mí me faltaba el reconocimiento en la provincia que vivo y amo, por eso agradezco con cariño y respeto a esta gestión del "Yuyo".

¿Cuáles son los proyectos que tiene para el 2022?

Seguir trabajando, si Dios, la Virgen del Valle y San Nicolás nos iluminan y pase la pandemia, para seguir trabajando porque ese es el anhelo mío. Me quedan 3 o 4 años y ya me retiro del arbitraje y quiero seguir aprendiendo porque mi padre en vida me supo decir: te vas a morir aprendiendo, nunca te creas el mejor, pero buscá ser el mejor. Quiero seguir trabajando en pos de terminar una carrera gracias a Dios creo yo, exitosa, porque pocos errores he cometido en mi carrera y por eso estoy bien conceptuado en la Federación Argentina de Box (FAB), por algo fui nombrado uno de los tres mejores árbitros del país y con eso ya esta, basta. Es un orgullo.

¿Cómo ve el nivel de los árbitros a nivel nacional?

Hay gente con la que me comunico, los veo en la TV y estamos en contacto vía sms o facebook como ser Víctor Sánchez, Gustavo Toma, Sandoval, Hernán Guajardo, Gerardo Poggi, no estamos ni bien ni mal, estamos ahí, ojalá salgamos pronto de esto.

¿Ve algún sucesor en nuestra provincia?

En ese aspecto, mi deseo es que mi nieto Rodrigo Omar Aybar Moreno llegue a ser un gran árbitro y esté en la cúspide del boxeo. Dios quiera que llegue más allá de lo mío, ojalá me supere, son mis anhelos.

¿Le gustaría salir a formar y capacitar árbitros por el interior de la provincia?

La idea mía era hacer un proyecto, de hecho lo estoy haciendo, para presentarlo a las autoridades del gobierno porque esto ocasiona un gasto, me gustaría que la provincia me ayude así salgo a capacitar o volcar lo mucho o poco que aprendí  en los chicos que quieran dirigir, sería un gran anhelo salir al interior de la provincia para formar árbitros y si algún jurado me quiere acompañar estaría muy bien.

¿Algo más que quiera decir Ramón?

Agradecer a RING CATAMARCA que siempre está con el boxeo, siempre está con el protagonista que es el boxeador  y estoy totalmente de acuerdo y después nosotros, como yo siempre digo: somos aves de paso. Los chicos siguen boxeando y nosotros nos retiramos, como ellos también a cierta edad les pasará lo mismo. Pero acá el que merece todo el respeto del mundo es el boxeador, quien recibe los golpes y quien da la cara, vaya para ellos un gran saludo, a todos, porque gracias a ellos he conocido toda la Argentina y otros países, gracias a todos los boxeadores que de una forma u otra yo aprendí,  más aprendí con el amateur  y vaya para ellos un gran abrazo y que este año sea mejor y que por intermedio de la Virgen del Valle y San Nicolás, lleguen a ser campeones del mundo, ese va a ser el anhelo más grande del mundo de verlos. También quiero mandarle un gran saludo a Ana María Lobo, mi mujer, que estamos juntos hace varios años y tengo un apoyo total, que más le puedo pedir a Dios, ella siempre está preparándome las cosas cuando debo salir a arbitrar y eso es lindo, Dios me la puso en mi camino y le agradezco tanto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver atrás